Follow by Email

miércoles, 15 de agosto de 2012

¡Soy Yo!

A veces me habría gustado gritarle a todo el mundo como me sentía, que estaba completamente al borde de la locura, que mi vida, cual torre de naipes, se había ido al piso por completo, sin quedar siquiera la base, muchas veces sentí la necesidad de tirar todo a la basura, mandar todo a la punta del cerro, mandarlos a todos junto con mis problemas, llegué a un punto donde ni yo controlaba lo que pasaba, no era capaz de controlar mi vida, solo aceptaba cada porquería que se enfrentaba a mí, y eso para qué se podrán preguntar, en realidad me enseñó muchísimo esas cosas que viví, no puedo decir que ahora empezaré de cero, sería una gran tontería, tengo una hija que amo y adoro con mi vida, decir buenas es poco, son excelentes amigas y compañeras, tengo una familia, que, aunque no sabe mucho de todo lo que me pasa, o lo que he pasado, me apoya, y así suma y sigue… Muchas veces me pregunte si realmente todo por lo que peleaba valía la pena, lo dude, un millón de veces es poco, dejé todo de lado por seguir mis ideas, por ser testaruda, orgullosa y muchas otras cosas que menos mal no recuerdo o ya me estaría riendo, di la espalda a personas que quería mucho, dejé de hacer las cosas que me apasionaban, y me convertí en lo que muchos tuvieron la mala suerte de conocer, la Johana, dura, gruñona, poco soñadora, negativa, aquella Johana que tuvo que depender de pastillas, de psiquiatra, psicólogo, de noches de tragos, de cortes, de miles de cigarros, y aún la pregunta es… ¿y eso para qué? Ahora puedo responder, ahora, después de un año muy difícil, ahora que me di cuenta que no todo se había perdido, que en el interior mantengo mi esencia, sigo siendo yo, y no la chica destruida que creí ser, la que no encontraba solución y veía que nadie entendía que me pasaba, la que se escondía detrás de falsas sonrisas, de falsas “soluciones”, falsos intereses, y otras cosas, me costó muchísimo encontrarme otra vez, y por fin decir, “ahora estoy lista para ser feliz”. Es cierto, no iniciaré desde cero, no borrare las marcas que dejó en mi este año (en realidad casi 2 años o más), y la verdad no lo quiero hacer, quiero ver para atrás y darme cuenta que pude superar esas cosas, que pude derribar mil muros que aparecieron, que otra vez tengo metas, sueños y aspiraciones a ser mejor. Que puedo llegar a ser una mejor madre, amiga y persona en general, puedo decir que anduve con mis piernas y no con bastones, pero primero tuve que tocar fondo, un par de veces, y lo más complicado es que por un momento creí que esto jamás se terminaría. No sé si esto lo leerán muchas o pocas personas, si le interesará a alguien o no, pero, como en muchas otras ocasiones, una de las pocas formas que sé para decir las cosas es escribiendo, y creo que la cosa continuará así por un tiempo más. No me molesta que todos sepan por lo que pasé, porque fue real, sucedió y no me avergüenza, digo con orgullo que día a día lo supero, que despierto con más optimismo, más viva, con más ganas de estar aquí y hacer las cosas. Esto no desaparecerá en 5 minutos, en algunos meses o quizás años, pero puedo decir, que la decisión de iniciar otra vez, pararme frente a esto con valor y saber que triunfare la he tomado, y es ahora, ahora es un buen momento para iniciar.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Confesión...

Sabes lo que es para una persona depresiva el hacerse daño, como usualmente todos lo llaman, yo lo llamo “mi forma de olvidar”, sí, es la forma, has escuchado alguna vez el dicho “un clavo saca otro clavo”, en este caso, un dolor quita, borra u oculta otro dolor. Muchas veces se dice que esto es casi una adicción, un tipo de droga que te hace sentir bien, si, además de todo el proceso a nivel químico en tu cerebro, además de los estudios ya realizados y todo lo que demuestran las estadísticas y experimentos, veámoslo a nivel personal, me hace sentir bien, ¿por qué? Eso es obvio, olvido aquello que en el momento me está haciendo demasiado daño, ese dolor incontrolable que aparece en algunas ocasiones en que ha sido necesario utilizar este método, como hace dos meses, un mes y como casi fue necesario ayer, es tan difícil controlar ese impulso, una vez dije “ahora me temo, más que hace cinco minutos atrás, porque ya no sé qué podré hacer” ahora digo “podré parar alguna vez”, no crean que va por una falta de apoyo, no tiene que ver en que “pobrecita, ella está sola, su hija lejos, padres poco comprensivos, no tiene a sus amigos y encuentra a puros pasteles como pareja” no, jajaja pareciera que sí, pero puedo decir que tengo amigos increíbles que están a mi lado y que intentan como sea sacarme de esto, tengo una familia rara, pero sé que me apoyarían, si yo les pidiera ayuda, aunque no quiero que me miren con cara de pena :/, mi hija aunque lejos, la siento más cerca que nunca, porque esas no son razones para estar mal, pero aquí es donde quedo en jaque y me pregunto, ¿qué es lo que me tiene así de mal?, ‘¿qué es, en este punto lo que me hace sentir tanto dolor?, mi orgullo herido, el haberme equivocado, el haber confiado tanto y que me fallaran, que destruyeran por completo todo sueño e ilusión, el que me hayan llevado al punto de reconocer un error en mi vida. Sí, dicen que un orgullo dañado duele más que otras cosas, lo he comprobado, de la forma más difícil y complicada. Hacerme cortes o cosas así solo refleja al exterior lo que en mi interior se oculta, las risas, sonrisas, las miradas furtivas, soñadoras e ingenuas. ¿Qué hacer y cómo lo hago? Es tan complicado, es tan difícil tener la voluntad y poder dejar todo atrás, olvidar, borrar todos esos sentimientos, ¿cómo se logra eso?, con ¿un clavo saca otro clavo?, o con el ¿dolor que quita otro dolor? Responde…

martes, 17 de julio de 2012

Soñar, soñar y soñar

Ahhh… soñar, que tan simple hecho humano podemos encontrar, donde están nuestros deseos más sinceros, más ocultos, más privados, personales y delicados, donde por un ápice de segundo somos realmente felices realizando aquello que queremos, que anhelamos más fervientemente, estamos con quien estamos sin importar las distancias, olvidados las discordias, los dolores, las decepciones, todo, sólo uno, ahí, haciendo lo que se le viene en gana, lo que tu mente guía, no dañando el corazón ya rasgado, cuidándolo, protegiéndolo, como quien protege una rosa del penetrante y frio invierno, como quien acurruca a su hijo; puedes volar, correr, gritar, saltar, todo está permitido, puedes reír y llorar, danzar con el alma, amar por completo, hacer eso que hace tanto no haces, sentir, casi, por un segundo, que es real todo lo que ocurre, por un segundo, pensar mientras sueñas que todo aquello es posible y lógico, que importa que la tierra sea azul, que los cielos sean verdes, que los mares rojos y con fuerza arremeten contra la luna, que te puedes hundir y ahogar en un prado de lilas. Sí, todo es posible, todo es como quieras que sea, pero por un momento me pregunto, ¿podré soñar, soñar y soñar? Aunque el tiempo pase, aunque el mar se congele, aunque mi corazón esté hecho mil y un pedazos, aunque mi mente este desequilibrada, ¿podré soñar?, ¿podré soñar?... cuántas veces será necesario repetirlo para encontrar la tan rebuscada respuesta, cuántas veces tendré que hacerlo para encontrar como seguir soñando. En mis sueños eres lila, eres azul, rojo, verde y amarillo, no me dañas como el fuego, no me dejas como las gaviotas, estás ahí, tan felices, tan constantes, realizando nuestras metas, siendo “felices”, pero ahí está el detalle, ¿cómo todo va a ser tan perfecto? Ahí es cuando despierto, parpadeo, muevo la cabeza y espero no soñar de nuevo, porque rompes mi corazón, mi alma, mis esperanzas y deseos, porque apareces cuando quieres, y desapareces dos segundos después, porque te vas en cuanto pestañeo y solo quieres vivir como un sueño, algo efímero, algo sin finalidad alguna, alguien que en realidad no existirá nunca. Siempre fuiste un sueño!

martes, 3 de julio de 2012

Entre Querer y Necesitar.

Ya se me hace común y un poco chistoso decir que la situación es complicada, siempre lo es, siempre hay algo que me impide que el día vaya 100% bien, que los bajones, que las peleas, que las ganas de mandar todo al carajo, pero bueno, no lo hago, me quedo pensando, sintiendo esas “cosquillitas” dentro de mí, muy similares a las que dan cuando uno está nervioso, si, sé que las conocen, la cosa es que me dan cuando realmente necesito con urgencia a alguien a mi lado, cosa que se ha vuelto realmente difícil en estos días, es muy escasa la gente que se cruza en mi camino, y me sorprende la capacidad que he tenido para alejar a muchos en este último tiempo, me gustaría que fuera completamente diferente la situación, me gustaría no necesitar tener a alguien a mi lado, y ahora que lo recuerdo en mis últimos escrito lo he mencionado más de alguna vez, que no quiero tener la necesidad de tener a alguien a mi lado cuando estoy mal, quiero salir por mi cuenta, quiero permitirme avanzar con mis propias piernas y no con bastones, pero a veces me siento tan incapaz de eso y quisiera por un momento, sólo por unos minutos volver el tiempo, ser niña, disfrutar un abrazo más de mis amigos, un beso más de ese pololo de la niñez, si, ese al cual aún le tengo un aprecio y cariño enorme, pero que ya no está cerca, por un instante olvidar todo lo que me ha traído a este punto en mi historia, pero la realidad, el cable que me mantiene en la tierra es tan distinto, es tan enredado y confuso (incluso leerlo resulta complicado) que muchas veces son tantas las ganas y tanta la necesidad de tener a alguien, de que alguien simplemente me abrace, fuerte, firme, que no permita que me desmorone de un segundo a otro, que lo bloqueo y con todas mis ganas, con todas mis fuerzas me convenzo de querer estar sola, a pesar de necesitar algo distinto, porque en tantas ocasiones me he visto así y nunca nadie ha llegado a mi lado, siempre hay algo más importante que hacer, alguien más cercano que ir a ver, la flojera es más grande y así es como van sumando y sumando las excusas, que ya llegan a un punto en que me siento tan despreciada y que resulto ser un estorbo para tantas personas, para tantos que considero mis “amigos” y para que seguir engañándome, a mis “amigas” las invito a comer con tal de que pasen tiempo conmigo, y a mis “amigos” ja!, mis amigos, con ellos tengo sexo, sí, simplemente así, y aun así no se quedan mucho tiempo, solo hasta que se aburren, es entonces que debo empezar a buscar alguien más, alguien que quiera estar medianamente conmigo, que quiera hablar, pasear y reír un rato, lamentablemente ya casi no existen personas así, siempre hay otro interés de por medio, inclusive de estos que considero mis amigos, me ignoran fácilmente, aunque todo lo que necesito es hablar cinco minutos, me preocupo por ellos buscando olvidar mi propia vida, pero no me resulta últimamente, no sé qué hago, pero creo tener el don de alejar a quienes me importan, hasta aquel que le prometí estar ahí, hasta ese que intenté ayudar por todos los medios posibles, hasta ese que yo empecé a querer tanto, me bloqueó la entrada de llamadas al celular, y lo más triste es darte cuenta de que eso ha pasado con un amigo, dejas de servir, dejas de alegrar, dejas de estar siempre bien y pasas de ser útil a ser una molestia, la mina que llama a cada rato, que manda sms, que manda mail a diario, que te escribe en el Facebook, y yo ahí me pregunto, tan difícil es decir “no quiero hablar contigo”, es cierto que es un golpe duro y directo, pero no insistiría tanto, porque luego se quejan de que una los deja de lado, y ahí no hay quien los entienda, ahí es cuando me confunden y me hacen sentir esa necesidad de tenerlos cerca, una hora con un amigo, un fin de semana de risas, de manera voluntaria, pero no, siempre es en base a ruegos, a caritas, a amenazas de que me dará algo si estoy sola y realmente, ¿de qué sirve estar bien con unos “amigos” a los que no le interesa, si estás mal y es lo mismo? Realmente entre querer y necesitar, prefiero querer estar sola, alejarme de todos y no molestar más, que necesitar a las personas para salir adelante, para sentirme acompañada, para sentirme una amiga.

martes, 19 de junio de 2012

Complicada, confusa y abstracta...

Es tan complicado, confuso y abstracto lo que pasa por mi cabeza, muchas veces, como ahora mismo, por ejemplo, me deja atónita el comportamiento y actitud que he presentado hace tan solo unos minutos atrás (no recuerdo exactamente cuántos), creo que para cualquier persona que presenciara estas cosas, estas crisis, estas escenas, sería bastante impresionante, el cambio de mi estado anímico, el estar llorando a mares, sentirme pésimo, con ganas de que estés aquí, que sea real, que no solo sea un juego, desear mandar todo al carajo, que no haya mañana en el cual pensar, extrañar tus abrazos, caricias y besos, querer verte, escucharte, sentirte y saber que no va a pasar a menos de que tengas ganas, porque es un juego, donde se supone que somos amigos, pero, la verdad, es que no quiero más amigos, quiero alguien con quien contar, con quien llorar en silencio, con quien compartir mis risas, mis metas, que me apoye sin importar cuan loca sea mi propuesta o mi plan para el día siguiente, pero no, no es así, solo tengo personas cuadradas, con su delineada crítica, con su frío comentario, todo estandarizado y calculado, nada que escape de los márgenes, nada que calce en mi mente, nadie que calce, como quiero, en mi vida, no es tan complicado, solo se trata de querer, y… ¿quererme? (tímidamente lo digo) porque quiero a alguien que me quiera, valore, espere, desee, sueñe, que quiera saber de mi día, que me escuche cuando lo necesito, quizás solo alguien que esté presente, tal vez ahora, o por el momento, pueda estar con amigas que me escuchen, pero, la verdad, es que estoy cansada de pagar por la compañía de las personas, porque la verdad es que si invito a alguien solo para que me acompañe, solo para que me escuche, solo porque estoy mal, bajoneada, o cualquier cosa similar, no vienen, les da flojera, lata, y están siempre ocupados, pero nadie se reúsa a una invitación, por lo que solo me queda utilizar esa carta, esa estrategia tan manoseada por tantos hoy en día, porque te extraño y no quiero hacerlo, porque quiero cubrir tu ausencia con otras personas, porque, como dicen, prefiero sacar un clavo con otro clavo a sentir que te necesito casi desesperadamente, a reconocer que puedes sacarme una sonrisa solo con un “hola”, a realmente decir que empiezo a querer estar con alguien, romper mi promesa, mi propia regla por un sentimiento, por arriesgarme, por el cariño de alguien, no vale la pena sufrir por esas leseras.

domingo, 3 de junio de 2012

¿Quiero?

Las crisis a veces me cansan un poco, sí, tan solo hace un par de días tuve una nueva, y mi forma de reaccionar simplemente me deja un poco desconcertada y preocupada, cada vez más triste, cada vez me siento peor, quiero estar sola, quiero llorar, quiero liberarme de toda la rabia y pena que siento, pero, a pesar de todo quiero estar contigo, quiero que estés aquí, quiero refugiarme en un abrazo, sentir que me cuidan, que se preocupan, la verdad, es sentir que tú te preocupas, sinceramente no sé porqué me interesa tanto, no me gustas, lo he analizado varias veces, y el sentimiento que tengo hacia ti, además de cariño, claro, por ser un gran amigo, no lo entiendo, quiero estar contigo, verte, regalonear, y acariciarte, mucho!, pero, no entiendo el porqué de todo eso… Hace un par de días todo lo que quería sentir era tu abrazo, escuchar una palabra, estar sola de todo el mundo, menos de ti, te necesitaba urgentemente, y sentí la necesidad de hacer algo para eliminar ese sentimiento… la verdad, no sé cuál de los dos está peor, y hasta ahora creo que no te hago ningún favor, de hecho creo que hasta puede que te moleste, no supe cómo reaccionar cuando lo necesitaste, como puedo esperar que tu sepas que hacer, que adivines y oportunamente contestes el celular, cómo puedo esperar que cualquier persona se dé cuenta de que las cosas están mal un día y eso significara una crisis para mañana, que necesitaré de alguien que me sostenga, que me dé el apoyo necesario para no hacer “locuras”, a pesar de decir las cosas, a pesar que lo insinué varias veces, aun no me siento con la capacidad de decir a viva voz “estoy mal y necesitaré a alguien por la mañana” porque creo que eso me convierte en una de las personas más vulnerables de todas, no quiero depender de si están o estás o no por la mañana, no quiero depender de si tienen o no tiempo para mí, no quiero rogar por alguien que no llega, ni gritar en el vacío mis miedos y preocupaciones, decirlas en voz alta es solo asumir que existen, no quiero asumir que ciertas cosas existen, quiero pensar, sentir, saber que las situaciones pueden y deben estar bien, que no te necesito como hace dos días, que no te necesitaré en un futuro próximo, esperar que solo seas mi amigo y que todo esté bien entre nosotros, esperar que te des cuenta de que te necesito y solo llegues, porque a pesar de no querer depender que estés cuando estoy mal, en mi interior, algo me dice que a pesar de todo te necesitare igual y así quiero que sea.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Yo... Capítulo II

Bueno, y aqui estamos otra vez, anhelando cosas que me encantaría que hubieran pasado, pero no, jamás podrán pasar. Hace un momento me vi sentada en el bus, sí, pensando en ti como a veces suelo hacerlo, pensando en las cientos de cosas que tenía pensado decirte aquel día que hablaríamos, aquel día en el que inclusive estaba dispuesta a rogarte, aquel día en que tu no llegaste, desde ese entonces y hasta ahora solo me e dedicado a darle mil vueltas al asunto y repasar cada palabra que te quiero decir, cada parte del plan que tenía para nuestra vida, la vida que estábamos empezando a construir en base a mucho sacrificio, momentos hermosos y tambien muchos malos ratos, pero, ¿qué vida no es así? Debo confesarte que siempre tuve un plan para nuestra vida, yo era capaz de vernos juntos, hasta viejitos como siempre decíamos, amándote como siempre dije que lo haría, nos veía en nuestra casa, con nuestros muchos hijos, siendo felices, siendo exitosos, siendo una FAMILIA sin que nos importara que decían los otros, pero, todo eso cada día se ve mucho mas dificil, y de hecho casi imposible, lo que me lleva a esta situación, es mas fácil morir, que vivir con la agonía de no tenerte, de que nunca mas serás mio, de que nuestra familia se destruyó para siempre, y lo peor de todo es que es mi culpa, como lo dijiste, me fui lejos, y dejé el camino libre para que cualquiera me reemplazara, sin ningún esfuerzo de por medio, solo debía llegar alguien que te demostrara mas cariño y preocupación que yo, que no te hiciera pasar malos ratos, que estuviera para ti sin causar problemas, quien no tuviera los impedimentos de formar una vida y sembrar una relación como yo los tenía, que no peleara y definitivamente que fuera distinta a mi, y creo que ya la encontraste, seguramente una buena chica, que no merece que yo frecuentemente la llame "puta" o "la conchesumadre", pero es imposible evitarlo, te aleje de mi lado y ella hace mas dificil que te pueda recuperar, aunque la realidad es que aunque ellá no estuviera, aun así no te recuperaría, no soy el tipo de chica que pelea por el hombre que quiere, no se como conquistarte, y de hecho nunca supe como me podías amar, de verdad que te extraño demasiado, me haces falta, por que como una vez me dijeron, sin ti y sin mi hija a la vez, jamás iba a ser completamente feliz, y es totalmente cierto, yo nunca seré 100% feliz.

Hay veces en que me pongo a pensar en lo insostenible de la situción, yo, sin mi hija, sin ti, sola, y no sabes lo difícil que es para alguien como yo mantenerse viva, en realidad si estoy viva es por que no tengo el valor para matarme, es porque no conseguí una mejor nabaja, porque no fui capaz de tomar todas las pastillas, no me atreví a lanzarme simplemente a la calle, el problema, es que cada vez me importa menos mi seguridad y temo en cualquier momento recaer, y hacer lo que tanto tiempo e pensado, MORIR al fin, no molestar mas, calentarle la cabeza absolutamente a nadie, total, después de un tiempo toda pena pasa y todo dolor se olvida, pero el amor no desaparece, y yo jamás voy a dejar de amarte, porque tu eres el hombre que yo escogí para mi vida, tu eres a quien quiero como padre de todos mis hijos, como mi compañero, mi confidente, mi apoyo, mi mejor amigo, con quien peleo y con quien paso las mejores alegrías de todas.

Yo definitivamente nos veía como una familia, nos veía disfrutando, porque siempre me convencí de que serías un buen padre, esposo, amigo y apoyo, en las buenas y en las malas, pero, tal vez, yo no era la mejor opción de todas, tal vez siempre hubo alguien mejor para ti, y yo no lo quería ver, y tal vez tu nunca me vas a amar para siempre como dijiste que lo harías.

martes, 20 de diciembre de 2011

"Un cuarto de pastilla a la vez..."

A veces simplemente es mas fácil no pensar, hacerse el "loco" como muchos le dicen, en la situación que me encuentro es lo mas sensato en realidad, aunque la ironía es mas graciosa de lo que creen, yo hablar de hacernos los locos, cuando actualmente todo lo soluciono con un cuarto de pastilla, sí, solo un cuarto y mis problemas se borran, vuelan, o al menos están un poco mas borrosos de lo normal, porque cada vez que vienen ciertas cosas a mi mente (que tu y yo sabemos), es necesaria, para que hablaremos de cortes, de sogas, de drogas o alcohol, si basta con engañar a un doctor y está todo solucionado, luego solo hay que tener dinero para la tan dichosa receta, que por una suerte del destino (por llamarlo de un modo), no debo pagar ni un céntimo para ese tipo de cosas, para mí es aun mas fácil conseguir lo que quiero, lo que en realidad necesito, por que hay ciertas cosas, ciertos impulsos, ciertas "locuras" que no son controlables solo con voluntad, que necesitan un poco mas de ayuda, y ¿qué diablos?!, el que dice "todos te apoyamos" es un vil mentiroso, porque no hay siquiera una persona que realmente entienda el peso de lo que pasa, solo algunos pocos (que han pasado por la situación) pueden decir que saben lo que se sufre y saben lo difícil que es salir de ella (para mí ya son 6 años y contando), cuando se está solo, como yo lo estoy, cuesta el doble, porque todo lo hacemos por nosotros mismos, y que difícil es cuando consideramos que nuestras vidas son lo que menos valen, el problema se presenta aquí... primero son algunos días nerviosos, alterados, ansiosos de todos los modos posibles, la cosa es que nada te satisface, después, empiezas a pensar cosas, sí, cosas, muchas y diversas ideas bombardean tu mente, el "¿por qué?" es lo que menos entendemos, pero planeamos, creamos e imaginamos situaciones varias, ¿cómo? o ¿cuál? será el modo mas rápido para desaparecer, pensamos en accidentes, en hacernos daño del modo que sea, pero al llegar el momento no lo hacemos, al menos yo me preocupo de lo que pueda llegar a pasar con mi hija, no es tan fácil, siempre es un cuchillo, una navaja, una tijera o a lo mejor un lápiz durante una pelea, un asalto, cualquier cosa que afecte, entonces después de un largo rato de desesperación quedo en nada, absoluta y completamente nada, todo lo planeado, el miedo, la preocupación y la desesperación se vuelven insignificantes y vuelvo al computador, al televisor, a mi celular y al bendito internet, pero en el momento menos esperado todo vuelve y ya no hay marcha atrás, ahora la navaja está en mis manos, la desesperación se encuentra, el miedo, la soledad y es el momento oportuno... lo hice, mi brazo ahora lleva la marca del estado que con tanto esfuerzo e logrado ocultar de todo el mundo, de mi familia, amigos y compañeros, el cansancio todos lo notan, con dificultad puedo encontrar la mentira adecuada para que no se enteren, con mucha dificultad lo consigo, o creo hacerlo... muchos solo dudan la razón por la que e dicho que tenía una venda en mi brazo... y todo se vuelva mas complicado y complejo. Ahora sé lo que soy capaz de hacer y me temo, mas que antes, mas que hace dos minutos atrás...

lunes, 7 de marzo de 2011

Te extraño, siento deseo y me gustaría que estuvieras aquí, besándome despacito,
acariciándome como solo tu sabes que me gusta, abrazándome para sentir tu piel, tu respiración
y la piel se me erice.

Y estoy aquí, cual mujer aturdida, mirando la nada, aquí, esperando en el ensordecedor silencio,
entre miles de lágrimas ya secas por el frío, tirada sobre mi sangre ardiente derramada
por el piso.

domingo, 30 de agosto de 2009

09/06/2009

Me estuve acordando como se sentía tenerte cerca, sentir el olor de tu piel, el calor de tu cuerpo, las cosquillas cuando besas ese punto entre mi espalda y mi cuello y lo exitada que me haces sentir cuando besas mi cuello pero mas cercano a mi mentón, que sigas ese camino y llegues a mis senos, sí, los que tanto te gustan y has perdido derecho, solo una parte de mi que no te pertenece en su totalidad; utilizas tus labios, tu lengua, tus manos y sigues, juegas ¿te entretiene?, sigues mas abajo y sin quitar tus manos besas mi panza y te encuentras luego con mi ombligo, y hasta aquí parece que cada parte de mi cuerpo es un juguete para ti, pero mis brazos y manos han quedado libres, con ellas quito todo rastro de ropa que se nos interponga, siento tu pelo, tus orejas, tu espalda, me encanta besar tu espalda y sentir su calor, sentir tu piel en mis labios, pero solo uno puede disfrutar a la vez, hasta que te abrazo fuerte y parece que somos uno, tus manos se apartan de mi pecho y migran a mi espalda y todo lo que este a su alcance parece pertenecerles, sientes mi piel que cambia, mis musculos se contraen, mi respiracion agitada, mis ojos fijos en ti, observando, analizando cada uno de tus cambios, sonries, cierras tus ojos, quieres besarme siempre, quieres teerme entre tus brazos, y de un momento a otro todo cambia, nuestra respiracion se calma, sentimos placer y tiemblas, no lo aguantas, no te contienes y quieres seguir, nuestros cuerpos ya utilizados, uno abrazado al otro están casi dormidos, inmoviles y solo quiero dormir, descanzar, abrir mis ojos y verte ahí, a mi lado, apegado a mi.